Un antiguo escolán defiende su tesis doctoral en Roma