Peregrinos y ejercitantes en el Valle de los Caidos a inicios de diciembre