Palabras del P. Abad en la Misa del Domingo, 4 de septiembre