La Basílica, sin calefacción