El obispo de Ávila pasa unos días con la comunidad benedictina