Peregrinación a Częstochowa

  • escolania_viaje2014_82

    El miércoles 18 abandonaríamos Cracovia con destino a la última gran meta el viaje: el santuario mariano de Jasna Gora, en Częstochowa, que es el gran santuario nacional de Polonia. Nuestra Señora de Częstochowa es la Reina de Polonia, la Patrona de esta gran nación católica del este de Europa, la que tantas veces la ha protegido en su Historia y a la que han acudido los polacos en los momentos más difíciles implorando su auxilio. Hacia ese lugar santo se dirigen peregrinos a pie desde toda Polonia, que son asistidos hospitalariamente en los pueblos por los que pasan. Hasta allí llevó el Beato Jerzy Popiełuszko peregrinaciones de obreros, algo que el gobierno comunista consideraba como un desafío. Y San Juan Pablo II convirtió finalmente Częstochowa no sólo en un santuario nacional de Polonia, sino en un santuario mariano de dimensión universal, reuniendo en él a jóvenes de todo el mundo. Desde entonces, las peregrinaciones venidas desde otros países son abundantes, como ha sucedido en nuestro caso.


  • escolania_viaje2014_83

    Ese día nos levantamos pronto para poder disfrutar de unas horas en Częstochowa. Anna, como todos los polacos, es una enamorada del santuario y nos animó a aprovechar el día. Aunque costó un poco salir de la ciudad, el autobús discurrió luego muy bien por la moderna autopista de peaje que une Cracovia con Katowice, otra ciudad importante del sur de Polonia. Desde aquí hasta Częstochowa, la carretera cuenta con dos carriles en cada sentido, pero la circulación se corta con frecuencia por semáforos en los cruces: según hemos observado en las carreteras polacas que hemos transitado, no hay de momento casi pasos elevados ni subterráneos.


  • escolania_viaje2014_84

    Llegamos a Częstochowa hacia las 10 h. La verdad es que a bastantes les emocionó poder alcanzar esta meta, que era muy esperada. El P. Santiago nos comentó que desde un primer momento había encomendado a la Santísima Virgen la realización y el éxito del viaje y que el verdadero destino desde un primer momento había sido siempre el santuario de Częstochowa para venerar a la Madre de Dios.


  • escolania_viaje2014_85

    Desde que entramos en la iglesia sentimos especialmente la mano maternal de la Virgen María. Las religiosas que atienden la iglesia del santuario y los monjes paulinos (una Orden monástica de origen centroeuropeo que recientemente ha venido a España, instalándose en Yuste y sustituyendo allí a los jerónimos) nos ofrecieron todo tipo de facilidades y una acogida que no pudo ser mejor. Pudimos celebrar la Santa Misa para nuestro grupo en la capilla de San Pablo, cantando gregoriano y polifonía, y a continuación fuimos a venerar el icono de la Virgen de Częstochowa: rezamos ante él, pasamos por debajo (pudiendo venerar reliquias de santos polacos, entre ellas una del Beato Popiełuszko), contemplamos el bello momento de la cobertura de la imagen mientras suenan las trompetas y finalmente cantamos ante ella con la admiración de los fieles. Las religiosas del santuario y los PP. Paulinos quedaron encantados; ellas agradecieron muy especialmente el canto devoto de la Escolanía.


  • A la salida, pudimos saludar al obispo de Łódź, una importante ciudad de Polonia entre Cracovia y Varsovia, por la que pasaríamos por la tarde en autobús dejándola a un lado de la autovía. Tanto él como uno de los sacerdotes que le acompañaban, director de la Escuela de Música de la diócesis, quedaron maravillados al oír a los niños y nos ofrecieron en consecuencia una invitación para cantar en dicha ciudad para el año próximo. Si no pudiera ser en el 2015, podría hacerse tal vez en el 2016.


  • escolania_viaje2014_86

    Luego dimos una vuelta alrededor del santuario, pudiendo ver el bonito Vía Crucis que lo rodea y a varios fieles rezando devotamente en él. También estuvimos ante la explanada en la que se celebran las Misas de campaña cuando tiene lugar la afluencia masiva de peregrinos. El recuerdo de San Juan Pablo II es constante y lo resaltan algunas estatuas suyas. Por fin bajamos por la callecita donde están los puestos de venta de recuerdos religiosos, en los que pudimos adquirir los últimos artículos para llevar a las familias. Y desde aquí, Anna nos llevó a la iglesia de Santa Bárbara, donde hay una fuente de agua milagrosa cuya historia nos narró. También recordamos aquí a la propia mártir de época romana, cuya biografía en película habíamos visto varios de los escolanos unos meses antes.


  • escolania_viaje2014_87

    Comimos en el Albergue del Peregrino y cogimos el autobús para llevar a Anna y a Szymon a la estación de ferrocarril. Allí nos iban a dejar, pues marcharían para sus vacaciones en su ciudad de Kielce, no muy lejana. En agradecimiento por todos los servicios que Anna nos prestó durante el viaje (y también Szymon), los escolanos le cantamos “Mayte”, con la letra cambiada en “Ana”. Fue un momento muy emotivo, porque ella ciertamente no sólo ha desempeñado un papel fundamental para nosotros como traductora (todos pudimos comprobar pronto que un español no entiende “ni jota” del polaco a primeras), sino además como enfermera y como madre, que nos ha dado toda su entrega y todo su cariño. Además de traducir, ha sido capaz de gestionar y de tomar iniciativas; nosotros sin ella no nos habríamos sabido manejar del mismo modo en Polonia, aún a pesar de la hospitalidad y de la buena voluntad que se observa en los polacos.


  • escolania_viaje2014_88

    De la estación de tren fuimos a un parque nuevo a las afueras de Częstochowa en el que se encuentra la estatua de San Juan Pablo II más grande del mundo, de 13 m. de altura. La vimos bien desde el autobús, al igual que un recinto que reproduce en miniatura (a buen tamaño) diversos santuarios del orbe, entre ellos San Pedro del Vaticano, Fátima y Montserrat. Pero no entramos porque era un pago un tanto elevado y nos iba a retrasar mucho en nuestra marcha hacia Varsovia, así que lo dejamos pendiente para otro viaje que confiamos en hacer a Polonia, según la invitación recibida y si Dios quiere, para el año próximo o el siguiente.


  • escolania_viaje2014_89

    De camino ya a Varsovia, hicimos una parada breve y luego otra para cenar, antes de llegar al hotel, que se encontraba a las afueras de la capital, bastante cerca de donde habíamos pasado la primera noche. La impresión que pudimos sacar en el viaje de Cracovia a Varsovia pasando por Częstochowa, al igual que en el de ida de Varsovia a Cracovia (fueron dos rutas distintas) y en lo que hemos podido ver desde el avión, es que Polonia es un país más bien llano, con ciertas ondulaciones y muy verde, con abundancia de agua por las lluvias. Es la razón por la que ha sido un país fácil de invadir por vecinos más poderosos, pues las zonas montañosas están situadas sólo en algunas regiones, principalmente al sur con los montes Tatra y las derivaciones de los Cárpatos, lugares a los que le gustaba mucho ir a Karol Wojtiła. No obstante, es mucho menos llano que Flandes, en Bélgica: cuando estuvimos allí (y para mayo de 2015 estamos invitados de nuevo), nos impresionó la llanura absoluta; Polonia presenta más ondulación. Sobre todo por su abundancia en la mitad norte, es además llamado “el país de los lagos”.


  • escolania_viaje2014_90

    Al llegar al hotel-residencia, nos alojamos y dormimos bien para poder levantarnos descansados al día siguiente. Hay que decir que hemos podido ver los partidos del Mundial de Brasil durante muchos de los días del viaje, pero que esta última noche nos llevamos el chasco de la eliminación de la selección española.


  • Mapa web

    Términos y condiciones de uso

  • Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos

    Carretera de Guadarrama/El Escorial. 28209 San Lorenzo del Escorial.

    Madrid. España


    Tf: +34 91.890.54.11. Fax: +34 91.890.55.94

    Hospedería: +34 91.890.55.11

    Escolanía: +34 91.890.38.05

    e-mail: abadia@valledeloscaidos.es


    (c)Copyright 2010. Todos los derechos reservados