Santuario de la Divina Misericordia y centro de Cracovia

  • escolania_viaje2014_36 escolania_viaje2014_37

    El domingo también nos levantamos descansados y sin prisas. Una vez desayunados, fuimos a las 10 h. en autobús con el profesor Korzeniowski al Santuario de la Divina Misericordia, situado a las afueras del sur de Cracovia, en Łagiewniki. Era otra de las metas espirituales del viaje-peregrinación de la Escolanía y el lugar para la segunda actuación musical importante de la misma. El profesor nos dijo que era un sitio personalmente muy querido para él. Y lo es en Cracovia y en toda Polonia y lo fue para San Juan Pablo II.


  • Santa Faustina Kowalska es una gran santa polaca del siglo XX, que ha adquirido una importancia de primer orden a nivel universal. Vivió entre 1905 y 1938, muriendo a los 33 años: por tanto, hasta en este aspecto se identificó con Jesucristo, cuyas revelaciones acerca del infinito tesoro de la Misericordia Divina recibió. Él le pidió que se pintara una imagen representativa de la misma, según como a ella se le apareció y que hoy está difundida por el mundo entero. Santa Faustina tuvo una verdadera vida mística y San Juan Pablo II fue un gran impulsor del conocimiento sobre ella y sobre el mensaje de la Misericordia Divina; su segunda encíclica fue Dives in misericordia y además él la beatificó y canonizó (ya siendo arzobispo de Cracovia, había sido él quien abrió su proceso) e instituyó la fiesta de la Divina Misericordia en el domingo de la octava de Pascua de Resurrección, según el Señor había solicitado. Precisamente, el gran Papa polaco moriría después de las primeras vísperas de ese domingo en el año 2005. El Señor había anunciado a Santa Faustina: “La chispa saldrá de Polonia”.


  • escolania_viaje2014_38 escolania_viaje2014_39

    La Escolanía tuvo el honor de cantar en la Misa mayor de 12 h. en el Santuario, que estaba repleto de fieles (se nos anunció previamente que asistirían unas mil personas). Lo hicimos desde el coro: José Manuel Martín-Delgado dirigió el Gregoriano e Iñaki Muñoz la polifonía. El organista del Santuario nos atendió con la máxima amabilidad en todo momento. La Misa era de la solemnidad de la Santísima Trinidad y se cantaron las piezas correspondientes. El P. Laurentino y el P. Santiago concelebraron en la Santa Misa. El Gregoriano y la Polifonía de la Escolanía resonaron con gran belleza en el Santuario, que es una enorme edificación moderna. Después de la Santa Misa, la Escolanía se desplazó a la escalinata situada delante del altar para ofrecer un concierto polifónico, que no podía ser muy largo, ya que a las 13 h. se debía celebrar la Misa siguiente. No obstante, los fieles aplaudieron con mucho agrado al final y se pusieron de pie para el remate, que fue el “Gaude Mater Polonia”.


  • Al terminar, pudimos saludar a Javier, un estudiante español de “Erasmus” en Cracovia, entusiasta del Valle de los Caídos y de la Escolanía, que nos acompañó en la visita al santuario. En efecto, a continuación se nos mostraron las varias capillas de éste, de diversas naciones (incluso hay una ucraniana de rito oriental), y algunas reliquias de Santa Faustina Kowalska. Del santuario moderno pasamos a la parte antigua, la del convento de las hermanas de la Congregación de la Madre de Dios de la Misericordia, donde Santa Faustina pasó varias etapas importantes de su vida religiosa y finalmente murió. Nos atendió una religiosa que hablaba español, cuya simpatía y alegría se transmitían desde su rostro y mediante sus palabras, y cuyo entusiasmo ante este grupo de niños peregrinos españoles encabezados por dos monjes benedictinos manifestó muy pronto, pues dijo tener un gran amor a España. Su profunda espiritualidad, vivida desde el Diario de Santa Faustina, pronto nos atrajo también y la supo comunicar muy bien a los niños. Sus explicaciones suscitaron muchas preguntas entre los escolanos, a los que además preguntaba cosas para ver si las sabían y se sorprendía ante sus respuestas. Al final de la visita, le dijo al P. Santiago: “Estos niños son especiales, son únicos”.


  • escolania_viaje2014_40 escolania_viaje2014_41

    Nos guio hacia la iglesia y nos indicó, antes de entrar, cuál era la celda o habitación en la que Santa Faustina había muerto, destacada al exterior por unas flores en la ventana. En la iglesia pudimos orar ante el Santísimo expuesto en la custodia y pasar a venerar los restos y una reliquia de la santa. De allí nos condujo a una recreación de la habitación o celda de Santa Faustina en las dependencias de la tiendecita. Nos explicó cómo era y que había algunos objetos auténticos de la santa: por ejemplo, la capa que usaba y que demuestra que era una monja bajita, que medía únicamente 1,60 m. de altura. Nos despedimos de ella contemplando la sonrisa y la alegría que habíamos visto en su cara desde el principio.


  • Fuimos a continuación de nuevo hacia la parte moderna del santuario para subir a la torre denominada “Observatorio Juan Pablo II”. Es una torre de arquitectura contemporánea, correspondiente al estilo del santuario moderno, a la que se sube por ascensor y desde la que se divisa la ciudad de Cracovia. Tiene forma de mástil y de vigía; la idea, procedente del santo Papa, es que desde este santuario se irradie la Misericordia Divina al mundo y el mundo mire hacia él para buscarla, como una barca de salvación. A los pies de la torre-observatorio hay una estatua de San Juan Pablo II.


  • escolania_viaje2014_42 escolania_viaje2014_43

    De Łagiewniki marchamos en autobús al hotel para comer. Por la tarde, después de un rato de descanso, fuimos a visitar el centro histórico de Cracovia y poder realizar algunas pequeñas compras de recuerdos para las familias. Ahora el tiempo nos acompañó, pues quedó una tarde estupenda. Cracovia es una ciudad preciosa y se ha dicho que es la más bonita de todas las de Polonia. Cruzamos el río Vístula y dejamos el autobús junto al castillo de Wawel, que visitaríamos dos días más tarde.


  • escolania_viaje2014_44 escolania_viaje2014_45

    A unos pocos metros de donde bajamos, había una cruz en recuerdo de las víctimas de Katyń. El P. Santiago nos llamó la atención sobre aquel hecho tremendo de la historia de Polonia y nos lo explicó: en la invasión germano-soviética de 1939, gran parte de los intelectuales polacos fueron conducidos a campos de concentración nazis, donde muchos de ellos murieron. Por su parte, los soviéticos enviaron a Ucrania a más de 10.000 oficiales del Ejército polaco, además de civiles (principalmente intelectuales también), y fueron asesinados y enterrados en fosas comunes en el bosque de Katyń. Cuando el III Reich invadió la Unión Soviética en 1941, los alemanes descubrieron las fosas, pero luego los soviéticos, al reocupar las tierras ucranianas y dominar Polonia, acusaron a los nazis de haber sido ellos los causantes de tal genocidio. La práctica propagandística soviética y aliada, tras la II Guerra Mundial, de acusar a los nazis de más crímenes de los que realmente hicieron es una realidad probada, y así sucedió en las transformaciones que los soviéticos realizaron en las instalaciones del campo de Auschwitz; lo cual no supone, por otra parte, negar los crímenes que en verdad cometieron ni su capacidad de haber llevado más a cabo si las circunstancias se lo hubieran permitido. La mentira comunista sobre Katyń se mantuvo en Polonia y de cara al mundo durante muchos años, si bien en Occidente se dudaba mucho de la veracidad de esto. Al caer el comunismo en Rusia, al cabo de los años se abrieron los archivos secretos de la Unión Soviética y se comprobó con documentos oficiales que el propio Stalin había decretado personalmente realizar este exterminio. Es una de las páginas que mejor reflejan el drama de Polonia en el siglo XX, como bien queda reflejado en la película de Andrzej Wajda (notable director de cine polaco) titulada precisamente Katyń y que cuenta con versión española.


  • escolania_viaje2014_46 escolania_viaje2014_47

    Fuimos por una bonita calle en dirección hacia la gran plaza y la Lonja de los Paños, que es una auténtica joya. Se ha dicho que es una de las plazas más grandes del mundo, en cuyo centro se alza precisamente el edificio indicado, con soportales hacia el exterior y una galería que en la actualidad está ocupada por tiendas de recuerdos. Aquí los escolanos fueron haciendo ya sus experimentos de cálculo y cambio con los złotis, la moneda polaca, con una equivalencia aproximada de 1 euro = 4 złotis. También pudimos visitar algunas otras calles e iglesias y comprobar, una vez más, la devoción religiosa que se palpa en el pueblo polaco. A algunos nos llamaron la atención las bóvedas interiores de muchas iglesias, decoradas con la pintura de un cielo estrellado. Después de este agradable paseo y de realizar algunas compras, volvimos al autobús para cenar en el hotel y acostarnos


  • escolania_viaje2014_48 escolania_viaje2014_49

    Después de este agradable paseo y de realizar algunas compras, volvimos al autobús para cenar en el hotel y acostarnos.


  • Mapa web

    Términos y condiciones de uso

  • Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos

    Carretera de Guadarrama/El Escorial. 28209 San Lorenzo del Escorial.

    Madrid. España


    Tf: +34 91.890.54.11. Fax: +34 91.890.55.94

    Hospedería: +34 91.890.55.11

    Escolanía: +34 91.890.38.05

    e-mail: abadia@valledeloscaidos.es


    (c)Copyright 2010. Todos los derechos reservados