Visita al Castillo de Wawel y encuentro de coros

  • escolania_viaje2014_59 escolania_viaje2014_60

    La mañana de nuestro último día en Cracovia estuvo dedicada a visitar el Castillo de Wawel, símbolo de la independencia polaca: castillo y palacio de los antiguos reyes de Polonia, con fuertes murallas, torres elevadas y la catedral de Cracovia (Catedral de Wawel) en su interior. Marchamos acompañados una vez más por Mateusz y lo hicimos en tranvía: habíamos pedido hacerlo así, ya que este medio de transporte prácticamente no existe hoy en España y ninguno de los escolanos había montado nunca en él. Como observó Escolástica, los niños de la Escolanía han subido a todo tipo de medio de transporte en sus viajes: aviones, barcos, trenes, tranvías, autobuses, han entrado también en helicópteros y submarinos… Nos dividimos en dos grupos, ya que todos no cabían en un solo tranvía. La experiencia nos gustó a todos, pero uno de los dos grupos tuvo más suerte, ya que le tocó un tranvía más antiguo y sonaba mucho más por los raíles, mientras que el otro grupo se subió a uno de los modelos modernos.


  • escolania_viaje2014_61 escolania_viaje2014_62

    La catedral nos llamó la atención por varios motivos: el primero, como se ha indicado, es el hecho de encontrarse dentro del castillo, casi nada más entrar en él por la puerta principal. El segundo es su tamaño más bien pequeño. El tercero, la abundancia de elementos que en su interior reflejan una parte importante de la historia de Polonia: la sepultura del mártir San Estanislao, las sepulturas, coronas y cetros de varios reyes y reinas (en algún caso de vida santa), etc. Y otra cosa que nos llamó la atención: la abundancia de visitantes, que causaba cierto agobio en el interior. Por otro lado, el P. Santiago nos recordó que ésta era la catedral de San Juan Pablo II cuando fue arzobispo de Cracovia. De hecho, pudimos ver y venerar la reliquia de una gota de sangre del santo Papa. No pudimos visitar la cripta donde se encuentran las sepulturas de importantes personalidades de la Historia más reciente de Polonia, como el mariscal Piłsudski y el presidente Lech Kaczyński; queda pendiente para otra vez…


  • escolania_viaje2014_63 escolania_viaje2014_64 escolania_viaje2014_65 escolania_viaje2014_66

    Luego pasamos al amplio patio interior, que es una maravilla. En él se celebran en las noches de verano festivales de música y ópera. Y de allí nos dirigimos a los jardines y a una de las torres, desde la cual pudimos contemplar preciosas vistas sobre Cracovia y el río Vístula. Bajamos por una escalera de caracol a la Cueva del Dragón, que cuenta con una curiosa leyenda antigua (pero José Manuel Cordón no encontró al Dragón), y de ella salimos ya a la ribera del Vístula para pasear un poco junto al cauce, beber algo refrescante y regresar al hotel para la comida. Una cosa que nos llamó la atención es ver barcos en este río en Cracovia y no en Varsovia, que se encuentra muchos kilómetros aguas más abajo, pero quizá se explica porque, como se observa desde el avión, a su paso por la capital polaca se hacen muchos arenales, señal de que seguramente lleva bastante sedimento.


  • escolania_viaje2014_67 escolania_viaje2014_68 escolania_viaje2014_69 escolania_viaje2014_70

    La vuelta al hotel la hicimos andando y pudimos divisar los estadios de fútbol de los dos grandes equipos de la ciudad (Krakowia y Krakowia Visła), pasar junto al gran parque de Błonia, en el que San Juan Pablo II reunía a las multitudes en sus visitas a Cracovia siendo ya Papa (hay una piedra conmemorativa donde se situaba el altar), y también una montaña hecha a mano con tierra traída de los lugares en que combatieron los polacos en la II Guerra Mundial. Ello le sirvió a Marcos Martínez para ir contando a algunos, con absoluto detalle, la participación tan importante de los polacos en la batalla de Montecasino y en la de Arnhem.


  • escolania_viaje2014_71 escolania_viaje2014_72 escolania_viaje2014_73 escolania_viaje2014_74

    Habíamos previsto en el viaje una visita a Wadowice, el pueblo natal de San Juan Pablo II, pero lamentablemente al final no se pudo hacer. Tampoco pudimos ir a la iglesia de Nowa Huta, un barrio obrero al este de Cracovia, creado en los años del comunismo y que, según la voluntad de las autoridades del momento, debía ser el modelo de las nuevas ciudades comunistas: una ciudad sin Dios, sin iglesias. Los obreros, encabezados por su arzobispo Karol Wojtiła, se empeñaron noche tras noche en levantar una iglesia en este barrio; por el día, los comunistas destruían lo que habían levantado los obreros, quienes a la noche se reunían de nuevo para construirla y rezar. Finalmente, la fe venció y el poder comunista tuvo que renunciar a sus propósitos iniciales. Así, Wadowice y Nowa Huta son visitas que quedan pendientes para un nuevo viaje de la Escolanía a Polonia…


  • escolania_viaje2014_75 escolania_viaje2014_76 escolania_viaje2014_77 escolania_viaje2014_78

    Después de la comida en el hotel y de un rato de descanso, fuimos a celebrar Misa en la Iglesia Universitaria, que fue votiva de San Juan Pablo II. A continuación estuvimos jugando un partido durante un buen rato, en el campo de fútbol existente en el parque que hay junto a la Iglesia, y nos retiramos al hotel para ducharnos, cambiarnos y cenar, ya que a última hora tendríamos un encuentro con el coro “Educatus”, fundado y dirigido por el profesor Adam Korzeniowski.


  • escolania_viaje2014_79 escolania_viaje2014_80

    El encuentro se realizó en una de las facultades de la Universidad de Pedagogía, a la que fuimos dando un buen paseo, muy agradable. Hay que decir que tanto en Varsovia como en Cracovia hemos podido observar que hay bastantes parques y espacios verdes. Nos reunimos hacia las 20 h. en un aula de la Universidad. Después de la acogida y del recibimiento, uno y otro coro, la Escolanía y “Educatus”, se obsequiaron con varias piezas. La Escolanía interpretó una gregoriana (Christus factus est) y varias polifónicas de Vitoria, Guerrero, Iruarrízaga… Los miembros de “Educatus” ofrecieron varias polifónicas, algunas de ellas catalanas y castellanas. Por fin, todos se unieron bajo la dirección del profesor Korzeniowski para cantar el Gaude Mater Polonia.


  • escolania_viaje2014_81

    Al término de la parte musical, nos habían preparado unos dulces muy ricos y unos zumos. David Lara, el “Obispillo” de este año, interpretó al piano dos piezas, una de ellas de Chopin, el gran compositor polaco. De allí volvimos al hotel: los más pequeños en autobús de línea y los demás dando un paseo con algunos jóvenes del coro.


  • Mapa web

    Términos y condiciones de uso

  • Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos

    Carretera de Guadarrama/El Escorial. 28209 San Lorenzo del Escorial.

    Madrid. España


    Tf: +34 91.890.54.11. Fax: +34 91.890.55.94

    Hospedería: +34 91.890.55.11

    Escolanía: +34 91.890.38.05

    e-mail: abadia@valledeloscaidos.es


    (c)Copyright 2010. Todos los derechos reservados