• 15 Jun

    Javier G. de Yubero

  • Soy persona católica practicante y, además, amante de la arquitectura religiosa de España. Muchos han sido los templos por mi visitados y frecuentados; grandes catedrales como la de León o Burgos, inmensas naves como la catedral de Ciudad Real, recargadas e imponentes como la de Toledo o místicas como las de Granada, Málaga o Mallorca o modernas y frías como la de Madrid . En todas ellas el visitante escudriña cara centímetro de la piedra primorosamente trabajada, se deja uno asombrar por las enormes vidrieras y llega a prevalecer la visita turística a la espiritual.

    Pero El Valle de los Caidos, desde el preciso instante en el que se atraviesa la entrada al recinto general, tiene la peculiaridad de llenarte de paz, sosiego y hace que el alma comience a reflexionar mientras se deja ver, entre las ramas de los pinos, la Santa Cruz que nos abre sus brazos de amor para darnos la bienvenida. Ese silencio, esa calma, esa paz.... indescriptible; hay que vivirlo para sentirlo.

    La entrada al templo te hace saber lo pequeño que eres ante el Mundo y la labor Divina, la grandeza de Dios, el Amor de Cristo que te espera al final del Templo. No interesan más detalles que el sentirse de verdad en la Casa de Dios; nuestra alma no deja de tener sensaciones muy vívidas y reconfortantes; parece como su nuestros pasos no fueran guiados por nuestra consciencia, sino por una fuerza especial que nos lleva ante Cristo, Nuestro Señor y Salvador. Y ante Él, el deseo de orar se apodera de nosotros y tenemos la certeza de estar directamente en un centro geométrico que calma nuestra sed de paz y de Amor.

    Visitar el Valle de los Caídos es diferente a todo. No hay igual. Su intención de paz y reconciliación de los españoles es algo que sentimos desde el primer segundo, pero inmediatamente nuestros corazones van más allá, mucho más allá, a reconfortarnos, a refrescarnos y a ver la vida y sus miserias de una forma diferente a como lo veíamos antes de entrar.

    Y es que el Valle y su Basílica, es algo diferente a todo.

    No hay que dudarlo, hay que experimentarlo.

  • Mapa web

    Términos y condiciones de uso

  • Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos

    Carretera de Guadarrama/El Escorial. 28209 San Lorenzo del Escorial.

    Madrid. España


    Tf: +34 91.890.54.11. Fax: +34 91.890.55.94

    Hospedería: +34 91.890.55.11

    Escolanía: +34 91.890.38.05

    e-mail: abadia@valledeloscaidos.es


    (c)Copyright 2010. Todos los derechos reservados