• 4 Nov

    José María

  • El pasado domingo tuve ocasión de visitar la hospedería con motivo de una celebración familiar a la que fui invitado.

    Me pareció un lugar especial, un entorno que invitaba al recogimiento y a la oración.

    No soy ajeno a la polémica que viene rodeando al Valle en los últimos años. Tengo 48 años.

    Me sorprende como ha prendido en mucha gente una idea deformada de nuestra historia, idea fomentada por un gran rencor, facilitada por un complejo de inferioridad absurdo de los herederos de los vencedores de la guerra, y alimentada por unas ansias de revancha de los herederos de los perdedores que no reconocen siquiera un mínimo de legitimidad a la media España que ganó la Guerra. Como si acaso el bando perdedor no hubiera sido responsable, por lo menos, del 50% de los errores que condujeron al conflicto.

    Nuestra Guerra. Nuestra triste Guerra Civil, que sufrimos después de una triste II República, bajo la cual se vivía en España una situación prerrevolucionaria. ¿O acaso no fué así?.

    Recemos, como se hace en el Valle, por los caidos de ambos bandos, y por los españoles de hoy, ¡cualquiera que fuera el bando de sus abuelos!, para que el recuerdo de la Guerra nos acerque unos a otros y destierre la desconfianza, la confrontación, el sectarismo, el odio.

    Un saludo a la Comunidad que guarda la Abadía y la Hospedería.

  • 31 Aug

    ROSA MARIA POZO MENDEZ

  • GRACIAS A TODOS LOS HERMANOS DE LA ABADIA, A TODOS LOS DE LA HOSPEDERIA, POR SU GRAN ESPIRITU DE CONFRATERNIDAD Y CARIÑO, LA HEMOS PASADO TRES DIAS INOLVIDABLES CON MI NIETA FRANCHESKA, SOBRE TODO GRACIAS AL PADRE ALEJANDRO POR SU DISPOSICION PARA SERVIR AL PROJIMO, REGRESARE PORQUE ME ENCANTO

  • 12 Aug

    Ana

  • Hace mucho tiempo que quería visitar El Valle de los Caídos, por motivo personal mas que cultural, tengo un tío-abuelo enterrado aquí. La visita fue muy emocionante para mi el pensar que lleva tanto tiempo enterrado aquí y que por lo menos estan sus restos en la Capilla del Pilar es algo de consuelo para mi.

    Volvería cada año a visitar el Valle y jamás olvidar a Vicente De la Torre Ruiz (entre otros) que están enterrados allí.

    Gracias.

  • 26 Jul

    Roberto Carlos Alvarez-Galloso

  • Mi primera experiencia con El Valle De Los Caídos fue en el 1973. Era un niño en su primer viaje a España con el deseo de reforzar sus raíces hispanas a pesar de haber nacido en EEUU.

    La razón primaria era combatir el racismo laico de los educadores en el norte de los EEUU [Ohio]. La secundaria era que no fue posible un viaje a Cuba [de mis padres] debido al pre arreglo entre los gobernantes de ambos países [Castro en Cuba con los Elefantes-Burros en Washington] en mantener rota las relaciones entre ellos.

    Cuando pise El Valle, sentí una cercanía hacia mis raíces pero importante fue el acercamiento hacia El Señor. Sentí la sangre hervir en mis arterias y el fervor de hacer el bien en los ojos de Nuestro Señor.

    Salí del Valle con ese fervor y no regrese hasta el 1985. En el 1985, [23 años], regrese para renovar aquel fervor y fue logrado. Me quede impresionado con la arquitectura, las estatuas, y la devoción hacia El Señor.

    Considero El Valle De Los Caídos un Patrimonio Mundial para los españoles en España y para los hispanos [de sangre] en el mundo entero. Debe ser conservado para futura generaciones.

  • 15 Mar

    cebor

  • El pasado día 12 del corriente mes me acerqué hasta el monumento del Valle de los Caidos ; hacía muchos años que no regresaba por allí. Como era por la mañana tuve la oportunidad de quedarme y escuchar la misa explendidamente cantada por los niños de la Escolania, estuvo magnífica,sobre todo en el momento de la consagración,cuando se apagan todas las luces y solo queda la luz cenital alumbrando al altar,y de fondo la voz melódica de los niños.Mereció la pena quedarse allí. Luego en el exterior recordé mis tiempos de niñez cuando toda mi familia veníamos en el R-12 de mi padre a pasar el día en el monumento y lo que me impresionaron aquellas figuras gigantescas de los cuatro evangelistas en la base de la Cruz y la grandiosidad de la misma Cruz...pena que a dia de hoy no se pueda subir a esa zona.

  • 2 Nov

    Sandra Sánchez Andrés

  • Buenas tardes. Quiero comentar que hemos estado esta mañana mi marido y mis hijas (tienen 13 y 9 años) en la celebración de la Misa. Hemos quedado impresionados y encantados, ha sido un misa que nos ha calado en el corazón. El canto gregoriano de los niños me ha parecido como estar un ratito en el cielo. Me ha impresionado el Cristo (que es maravilloso, con esa cara mirando hacia el cielo y la sangre que recorre su cabeza y su mirada de bondad) y cuando han apagado las luces en el momento de presentarle el cáliz, me he emocionado enormemente, ¡estaba realmente presente ! Y esa solemnidad con tantos sacerdotes con sus casullas moradas ofreciendo el cuerpo y la sangre de Jesús. Quiero dar las gracias, esta Santa Misa no la olvidaremos nunca. ¡Gracias, gracias, muchísimas gracias! . Benditos sean.

  • 15 Jun

    Javier G. de Yubero

  • Soy persona católica practicante y, además, amante de la arquitectura religiosa de España. Muchos han sido los templos por mi visitados y frecuentados; grandes catedrales como la de León o Burgos, inmensas naves como la catedral de Ciudad Real, recargadas e imponentes como la de Toledo o místicas como las de Granada, Málaga o Mallorca o modernas y frías como la de Madrid . En todas ellas el visitante escudriña cara centímetro de la piedra primorosamente trabajada, se deja uno asombrar por las enormes vidrieras y llega a prevalecer la visita turística a la espiritual.

    Pero El Valle de los Caidos, desde el preciso instante en el que se atraviesa la entrada al recinto general, tiene la peculiaridad de llenarte de paz, sosiego y hace que el alma comience a reflexionar mientras se deja ver, entre las ramas de los pinos, la Santa Cruz que nos abre sus brazos de amor para darnos la bienvenida. Ese silencio, esa calma, esa paz.... indescriptible; hay que vivirlo para sentirlo.

    La entrada al templo te hace saber lo pequeño que eres ante el Mundo y la labor Divina, la grandeza de Dios, el Amor de Cristo que te espera al final del Templo. No interesan más detalles que el sentirse de verdad en la Casa de Dios; nuestra alma no deja de tener sensaciones muy vívidas y reconfortantes; parece como su nuestros pasos no fueran guiados por nuestra consciencia, sino por una fuerza especial que nos lleva ante Cristo, Nuestro Señor y Salvador. Y ante Él, el deseo de orar se apodera de nosotros y tenemos la certeza de estar directamente en un centro geométrico que calma nuestra sed de paz y de Amor.

    Visitar el Valle de los Caídos es diferente a todo. No hay igual. Su intención de paz y reconciliación de los españoles es algo que sentimos desde el primer segundo, pero inmediatamente nuestros corazones van más allá, mucho más allá, a reconfortarnos, a refrescarnos y a ver la vida y sus miserias de una forma diferente a como lo veíamos antes de entrar.

    Y es que el Valle y su Basílica, es algo diferente a todo.

    No hay que dudarlo, hay que experimentarlo.

  • Mapa web

    Términos y condiciones de uso

  • Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos

    Carretera de Guadarrama/El Escorial. 28209 San Lorenzo del Escorial.

    Madrid. España


    Tf: +34 91.890.54.11. Fax: +34 91.890.55.94

    Hospedería: +34 91.890.55.11

    Escolanía: +34 91.890.38.05

    e-mail: abadia@valledeloscaidos.es


    (c)Copyright 2010. Todos los derechos reservados